Reportajes y curiosidades VII

Crónica del primer Campeonato de Europa de Nordic Walking, en categorías Master

Para empezar esta crónica voy a empezar respondiendo a una pregunta ¿Qué porque estuve en Valtramontina?. Me han  llegado ecos de todo tipo. Desde que si postureo, que si echar un órdago a la FEDME, que si ahora busco silla en la RFEA por si se quedan el nordic, etc, etc. Está claro que, si en algo tenemos campeones mundiales, es en decir gilipolleces y en poner a parir al prójimo.

 

Pues mirad, el que me conozca un poco, pero de verdad, sabe que hablo mucho sí, pero que no busco ni trofeos, ni recompensas, ni sillas. Conociendo mi posición en el ranking, es fácil presumir que no me esperaba medalla alguna. Esto es algo tan simple como que me gusta la marcha nórdica competitiva y así como estuve en las primeras competiciones españolas hace diez años.  Así como hice de árbitro cuando no los había. Como colaboré con FEDME cuando me llamaron para empezar su aventura federativa. Así como estuve en el primer curso de árbitros autonómicos y nacionales. Como competí en la primera prueba de la historia oficial de la marcha nórdica española y en el  primer Campeonato de España. Al igual que compartí con FEMECV y como seleccionador, el triunfo en el primer campeonato de España por selecciones pues…ahora…¿donde debía estar queridos niños y niñas??? Pues compitiendo en el primer Campeonato Europeo de Nordic Walking para Masters (+40) considerado realmente oficial . Estar en las primeras ocasiones de algo es siempre importante, puede que no sean perfectas,  pero tienen su encanto. Pagándome además mi licencia de atletismo, mi viaje, estancia y manutención, con lo cual, sin deberle pleitesía a nada ni a nadie.

 

 

Ahora bien, que esta participación mía, luciendo la camiseta oficial del equipo español. Es decir representando a todos los efectos a España y a la RFEA, pueda ser entendida como un toque de atención hacia la FEDME de que que, SI NO ESPABILA, se va a quedar sin la marcha nórdica competitiva y no solo a nivel internacional. Y que adelanto, que se sospecha que el año que viene (Le Forclaz, Francia , julio 2022) lo mismo no salimos uno, sino veinte. Pues si es entendida así, bienvenida sea, si es para que nuestros deportistas de alto nivel, no los patatas como yo, puedan salir a batirse el cobre con sus homólogos europeos, en competiciones oficiales y no de compadreos.

A mi crónica, que es lo que cuenta. Organización bien, todo bastante bien montado en términos generales, no tengo otras referencias para comparar. Dejaremos aparte el tema ceremonial y representativo que claro que cuenta, aunque parece que no lo mismo para todos. Pero atentos! que, con treinta y pico españoles/as en Italia, luciendo la “roja” y que la RFEA no envíe a nadie a coordinar la representación. Me resulta un tanto peculiar, en mi ignorancia claro. Digo enviar a alguien dedicado solo a eso, no meter en un berenjenal a un deportista veterano que ya tiene bastante con participar, como para estar pendiente de donde estamos todos y que pasa con cada uno, cuando no conoce a la mitad.  No se si es algo habitual pero, entre otras cosas, se perdió una medalla para el equipo español femenino, por un fallo perfectamente subsanable, de poner un nombre en una lista. Y eso a los que nos gastamos un pastizal para salir fuera no hace ninguna gracia. Para que la REFA vaya tomando nota. Dicho esto, vamos al tema nordic walking.

 

Una prueba muy esperada y nombrada en todos los medios, webs y los parlamentos que hicieron los diferentes representantes internacionales del atletismo europeo. La PRIMERA de carácter oficial, tras el experimento de hace dos años en Caorle. Lugar espectacular, en los Dolomitas Friulianos, concretamente el valle de Valtramontina. Ayuntamientos de los pueblecitos y regional volcados en el asunto.

 

Participación de casi 80 participantes de 11 países, predominancia italiana por supuesto.  Hombres y mujeres casi al 50%. Salida separada por sexos, algo muy propio del atletismo. Niñas a las 9 y niños a las 10.30.

 

 

Recorrido de 10 km, un tramo entre bosque de unos 500 metros desde la salida y luego entrada de un anillo (alrededor de un prado) de 800 y pico metros al que había que darle 10 vueltas y otro tramo de 500 o así de entrada al polideportivo y meta. Terreno natural  de alta montaña con buena parte de hierba  pisada al 80%, con cuatro días de lluvia acumulada. Lo que lo hacía bastante pesadito y enganchoso para pies y bastones. Ese día empezamos con agua y acabamos solo húmedos.

El protocolo de la prueba indicaba una primera entrada a un recinto exterior para cambiarse y dejar la ropa en el guardarropa, si procediera. Posteriormente, ser llamados por los jueces, pasábamos por un pasillo donde se comprobaba equipamiento correcto y dorsales y llegada a una zona pre-salida (patio del colegio aislado del publico) donde realizamos el brifing y el calentamiento. A partir de ahí, colocación en la zona de salida  en unos puntos amarillos separados un metro, sin orden establecido. Todo ello con mascarilla puesta.

 

La salida. Para mi un pelín estrecha, una línea de seis, que hizo que la salida de mujeres pareciera media estampida, pisotones, tropiezos, codazos y vete a saber que más. Se permitía avanzar unos 50 metros sin usar bastones hasta entrar en el camino. Los hombres fuimos algo más civilizados. A partir de ahí a tumba abierta.

 

Entrada en el anillo y a darle vueltas, en un extremo estaba la carpa con el avituallamiento líquido. En el contrario, la carpa del juez principal con el tablero donde iban inscribiendo los amonestados y se le retiraban los bastones a los descalificados. En ese mismo lugar existía un control de paso y dos auxiliares anunciaban a cada uno cuantas vueltas te faltaban (buen detalle).

 

 

Acabado el interminable “tiovivo” el tramo de vuelta al polideportivo y entrada a meta. ¿mi tiempo? Asqueroso, vamos…ni en la peor de las previsiones 1 hora 33, 30º de 38 en la general y 9º de 12 en mi categoría M60. No se todavía si fue el terreno, el miedo escénico, ver a cuatro de tu categoría que te comen vuelta,  apretar al principio que no es habitual en mí, etc. o todo junto y cualquier  otra excusa que resulte creíble, de esas que buscamos cuando la cagamos tanto a nivel físico, mental, técnico o estratégico. EL primero lo hizo en 1 hora 12 minutos, con lo cual nos hacemos una idea de que no fue una competición rápida.  La cuestión es que acabé y sin amonestaciones.

Precisamente este aspecto. El haber finalizado “inmaculado” y el ligero conocimiento de la labor arbitral, me permite comentar algo de ese arbitraje. El reglamento EMA de Nordic Walking, tiene cosas que están bien, pero como cualquier “primer reglamento” a base de refritos, adolece de la quizás excesiva puntualización del nuestro. Con lo cual y como digo yo “lo que no está escrito no existe y si no existe, tampoco puede interpretarse”  y daba mucho margen al equipo arbitral. 

 

El equipo de recorrido( por decir algo) en el anillo eran unos seis árbitros con sus banderines típicos FIDAL y si no me equivoco, tengo la sensación de que había un par al menos de “camuflados/as”, conocidos por los italianos claro. Árbitros fijos, pero como palos, o sea que solo se meneaban unos pocos metros de su lugar y que no hacían ademán alguno de seguir ni siquiera unos metros a los competidores. Hubo cuatro descalificados y una quincena larga de competidores amonestados con tiempo. Pero para mi, ese numero se debiera haber duplicado y eso que me considero de los árbitros FEDME templados.

 

El conocer su ubicación, evidentemente hacía que la pasada  frente al árbitro fuera correcta en la mayoría de los casos (otros hasta le preguntaban “como me ves”) y el siguiente paso era hacer lo que fuera, desde picadores,  culeando como si se acabara el mundo, trotecitos varios, manos abiertas todo el rato, bracicortos y lo de “vedi la luce”, es decir ese espacio entre la mano y la culera, tan temido por nuestros competidores, desaparecía a la voz de ya, tras librarse de la mirada inquisidora. No diré que fue un arbitraje “muy italiano” pero las clasificaciones están ahí.

 

En fin, una agradable experiencia deportiva, paisajística y gastronómica. Un inicio de algo que no se sabe hasta donde podrá llegar, pero que de momento, a los competidores “maduros”, nos ofrece una  verdadera oportunidad de competición internacional oficial.

 

 

¿Y a partir de aquí qué?

La competición de proximidad es el futuro

La competición de proximidad es el futuro. ( mayo 2021)

 

Hace una decena de años, cuando algunos empezamos, las competiciones de marcha nórdica en España se podían contar con los dedos de una mano y sobraban la mitad de los dedos. Alguna solitaria iniciativa, hasta que unos pocos locos empezaron a “meter con calzador” la modalidad en las medias maratones, pero no veíamos mucho futuro.

 

En 2015 después de un “a que no hay huevos…” se consigue que un organizador alavés,  monte (perdiendo dinero, claro) una competición solo de nordic, con crono, speaker, algo de arbitraje y una cincuentena de animados participantes. ¿Qué ha pasado a partir de ahí? Comienza la vía federativa, los comités autonómicos, la FEDME que le echa valor y se come este deporte (sin saber si se le atragantará con el paso de los años). 

 

Empezamos a ver competiciones de ranking, copa, campeonatos nacionales individuales, selecciones , clubes, buah! Vaya despliegue! . ¿Qué he visto en estos años en los que he pasado por todos los ámbitos de la competición? Que, aunque se vaya incorporando gente nueva (cosa necesaria para que este deporte no muera de viejo), lo más llamativo es que parece que busquemos más y más competiciones de ámbito nacional. Con el peligro que tiene de jugarte un bajo nivel de inscripciones que te provoque la anulación de la prueba o asumir unas pérdidas económicas que solo ve el organizador y su familia (no los deportistas).

 

 Mucha gente pasa de ir a las que les pillan lejos, y sobre todo si no tiene posibilidad de pódium. Está claro que acudir a las pruebas nacionales (léase FEDME) aunque sea “solo las de Copa” o “solo las de ranking” supone un desembolso económico importante, una disponibilidad de tiempo que no todo el mundo tiene. Resultado: los números cantan, de 100 a 150 participantes con suerte.

 

También está claro que, el/la deportista con posibles y que busca acudir a media docena de pruebas, no acaba de matar el gusanillo competitivo de todo el año. Pero… existen las copas autonómicas, diréis algunos. Bueno…eso es un poner, que diría mi abuela. 

 

Quitando las federaciones autonómicas donde queda claro que el interés del comité respectivo no es precisamente la competición, el resto ofrecen dos, tres, con suerte cuatro pruebas. ¿Eso que es? Ná de ná, entiéndaseme, que ya es de agradecer a los clubes organizadores. 

 

Pero las más próximas, las económicas (desde el punto de vista de desplazamiento) las “caseras”, son las que nuestros deportistas más valoran. No nos hacen falta muchas florituras, sino un circuito agradable y apto para la marcha nórdica, una organización honesta y cuidadosa, un ayuntamiento que ponga pocas pegas y aunque el crono sea manual y te den una piedra con una pegatina en vez de un trofeo o un bocata de choped en vez de una camiseta técnica, todos acaban disfrutando. 

 

Creo (aunque no estoy en ese mundo) que todo club de atletismo, tiene su “carrera social”, los de ciclismo lo mismo. Así como todo club de montaña tiene su “marcha senderista social”, la del club. ¿Por qué no tienen su competición anual de marcha nórdica social? Lo sé, muchos clubes de montaña no saben ni de lo que estamos hablando. La labor de difusión de este deporte en su ámbito competitivo entre los clubes de montaña, por determinadas federaciones autonómicas es…casi nula, tengo la sensación. Ese es otro problema relacionado, pero del cual se podría escribir mucho y con trabajo para evitar algún exabrupto.

 

En mi opinión, solo en mi opinión, el futuro de este deporte está en las competiciones de proximidad. Está en el verdadero interés de las federaciones autonómicas de facilitar a los clubes, a sus cientos de clubes, la posibilidad de organizar al menos 10 a 15 pruebas al año. Si los clubes no son el motor, lo mismo debe ser la federación que cobra las licencias, no esperando a que otros (particulares, no federados, otras federaciones, etc)  fuera de ese ámbito cubran las necesidades de unos deportistas ávidos de dorsales y chips.

 

 Eso si que hace disfrutar a los deportistas que buscan competir, eso fomenta la participación de los eventos cercanos. Y si te quedas con ganas, y con unos kilómetros más, sabes que la comunidad de al lado tiene otras tantas competiciones, primas-hermanas para que se te “pase el mono”. 

 

Luego basta con tres pruebas FEDME, los campeonatos individual, selecciones y clubes, por ejemplo, para aprovechar unos días para viajar y vernos las caras lo asiduos al circuito. ¿Cuál es vuestra opinión? Un saludo a tod@s.

Año 2000. Diagnostico: Enfermedad de Parkinson, tenía 38 años...

LAS PRESENTACiONES

 

Hay situaciones en la vida que vienen solas, nadie las busca y sin embargo un día aparecen, sin más. Las hay que son más fáciles de gestionar y otras que pueden llegar a ser bastante más complicadas … Un día vino a mi casa una de las gordas, le gustó aquello i dijo: “me quedo”.

 

Año 2000. Diagnóstico: Enfermedad de Parkinson. Tenia 38 años.

 

Mi nombre es Carles Ferrer, tengo 57 años y vivo en Carcaixent (Valencia). A nadie le gusta oír que está desarrollando una enfermedad degenerativa ni saber que, con el paso del tiempo irá perdiendo la naturalidad, la espontaneidad, la gracia del movimiento y lo transformará en rigidez, de poca a ninguna coordinación, y movimientos involuntarios totalmente descontrolados, entre otras cosas. Iba a necesitar grandes dosis de optimismo y, por suerte para mí, de éste nunca me ha faltado.

 

Son casi 20 años conviviendo con esta enfermedad aprendiendo de ella, buscando maneras, fórmulas, algo que ayude a hacer más fácil lo que ahora me

resulta difícil. Diagnóstico actual: Enfermedad de Parkinson Evolucionada. I ahí andamos, peleándolo!

El PARKiNSON: ALGO MÁS QUE TEMBLORES

 

El Parkinson es una enfermedad degenerativa que afecta al sistema nervioso en el área encargada de coordinar la actividad, el tono muscular y los movimientos. Aparece cuando hay pérdida importante de unas neuronas localizadas en la zona de unión entre el cerebro y la médula espinal, en concreto las que están en el núcleo llamado sustancia negra. Se llama así por

el pigmento oscuro que producen algunas de las neuronas de esa zona. A medida que desaparecen, se deja de producir dopamina, un aminoácido que

transporta información desde un punto del cerebro a otro. Como consecuencia, la persona no es capaz de realizar los movimientos que desea ni tampoco controlar los que no desea (los involuntarios). Los sintomas más frecuentes de la enfermedad de Parkinson son: Temblor, rigidez, lentitud de movimientos, alteraciones de la postura de la marcha, deterioro del aspecto intelectual…

Fuente (Blog de Kern Pharma. Internet)

POR LA ViDA CON DOS BASTONES

 

Últimamente me enfrento a problemas de equilibrio y coordinación del movimiento. No es nuevo. Desde el diagnóstico han ido apareciendo poco a poco episodios de este estilo y son más frecuentes las caídas, camino muy descoordinadamente, los pies se me quedan pegados al suelo, como congelados, doy pasos muy cortos y provoco el desequilibrio. Tengo episodios

de mucha lentitud en el movimiento y otros de movimientos muy bruscos y totalmente involuntarios. Para combatir estos problemas primero probé con un bastón. Me ayudaba bastante, sí, pero los bastones sirven para apoyarse y yo necesitaba más. Necesitaba impulso, comodidad, coordinación, seguridad...

 

Luego probé las muletas de apoyo en el antebrazo y las muletas axilares. Bien! Apoyo mejorado, apoyo más cómodo. Apoyo, que no es poco pero, tenia que haber algo más. Es como el aficionado a pasear en bicicleta que necesita más

estabilidad que la que le proporcionan las dos ruedas, por cualquier razón, y sólo conoce la opción del triciclo. En un triciclo (tres ruedas) nunca caerá pero tampoco podrá disfrutar de un pedaleo ágil, ni podrá ir por caminos que tengan cuestas pronunciadas porque un triciclo es un vehículo bastante aparatoso. Y un día, de casualidad, ese alguien descubre que existen bicicletas que tienen tres ruedas y no son triciclos. Que son tan ágiles como las de dos pero con

un punto más de estabilidad y que era justo lo que estaba buscando. Algo así me pasó a mi pero caminando.

 

Navegando por internet, la casualidad me llevo a descubrir un deporte que desconocía: Marcha Nórdica. Empecé a buscar, a informarme. Aquello prometía. Intuí que practicar la marcha con dos bastones seria bueno para mis problemas de equilibrio i coordinación. Investigué... Resultó no ser bueno. Resultó ser mejor, que es más que bueno. Con un bastón te apoyas, con dos...

Con dos te impulsas, te equilibras, marchas con mucha mas agilidad, te ayuda a concentrarte en la coordinación de brazos y piernas y por qué no decirlo vas más orgulloso por la calle: dos bastones de marcha nórdica molan bastante más que un garrote. Al menos para mi.

 

En este momento (octubre de 2019) continúo teniendo Parkinson, la enfermedad continúa evolucionando, la medicación... Todo está igual. Pero yo he incorporado a mi vida un par de bastones “Swordpole”, diseñados, fabricados y distribuidos en Barcelona por Urban Walking (www.urban-walking.com).

 

Me están dando un grado de independencia que estaba perdiendo y eso es mucho. Animo a las personas con algún tipo de dificultad motora a probar esto y sobre todo animo a médicos, fisioterapeutas y profesionales sanitarios dedicados a la rehabilitación a que conozcan esta técnica y la introduzcan en sus sesiones de rehabilitación de lesiones o limitaciones funcionales. Un par de bastones dan para mucho.

 

A mi me lo han dado todo.

Cumplimos 10 años de FITTREK en España

Hace 10 años que FITTREK empezó en España. Por una parte fue una difícil decisión, lo fácil habría sido dejarse llevar por los métodos ya instaurados. Lo complejo fue entrar en un mundo desconocido para muchos y donde se desconfiaba de lo nuevo, de lo que no venía de Finlandia o tenía un número determinado de pasos y aparentemente, por ese mismo desconocimiento, no se le atribuía fiabilidad alguna. A veces se considera que lo nuevo no sirve, solo molesta.   Si además era, como decían algunos, una “americanada” que había prácticamente desaparecido en su país de origen, peor aun. Nos enfrentabamos a que podía ser FITness o podía ser TREKking, pero nunca nordic walking. Lo difícil fue empezar  a dar a conocer una forma diferente de hacer las cosas. ¿Muy diferente de lo que ya había? Pues tampoco tanto, pero si lo suficiente, sobre todo en el aspecto de considerar la marcha nórdica como algo sencillo, vivo, cambiante, flexible y sobre todo adaptable a cada momento y a cada persona.

 

 

Al cabo de tres años, de los primeros cursos básicos, empezamos a formar instructores. Mucha  gente que ya practicaba FITTREK no solo quería disfrutar de este método sino también le interesaba formar a otras personas, crear grupos, etc. Querían compartir con otros aquello que tan bien les estaba funcionando a ellos.  A partir de ahí empieza otro camino de FITTREK, la necesaria adaptación de la formación  existente, procedente de USA, a la diversidad de intereses de los futuros instructores. Y según las valoraciones de nuestros alumnos durante estos años hemos tenido un 98 sobre 100 de opiniones positivas. ¿Querrá decir que no lo hemos estado haciendo mal del todo?. Desde entonces más de un centenar se han formado como tales, han sido  desde deportistas, sanitarios, técnicos y otros simples aficionados con ganas de saber más sobre su actividad preferida. No podemos compararnos con los muchos cientos  de instructores formados por otras escuelas, pero el porcentaje de los instructores FITTREK que actualmente están realizando esta labor de forma regular es bastante alto.  Gracias a ellos hemos de reconocer que varios miles de personas en España han aprendido marcha nórdica FITTREK y están realizando una actividad física saludable con sus bastones. Dos Master instructores comparten actualmente el objetivo de esta formación y en la comisión de FEDME se está colaborando a dar cuerpo a lo que será la futura formación de deportistas y de técnicos.

primer curso de instructores FITTREK
primer curso de instructores FITTREK

Hemos ido incorporado a la metodología FITTREK otras fórmulas complementarias muy relacionadas con la marcha nórdica, como Swordpole o una manera de caminar con bastones sin dragoneras y recientemente WALKplus, o caminata rápida como alternativa para aquellos que prefieren no usar los bastones. Continuaremos en esa línea ofreciendo otras opciones válidas en el campo de la actividad física y la salud. Además era necesario continuar la difusión del método mediante otra forma diferente que los cursos y ha sido la publicación de los dos primeros libros sobre nuestra particular forma de ver la marcha nórdica. Será finalmente una pequeña enciclopedia de FITTREK, que empezó con un libro dedicado a la actividad saludable , otro dedicado a la competición deportiva y muy pronto verá la luz otro dedicado a otra importante faceta de este nuestro deporte. Libros que han tenido muy buena crítica entre  iniciados y sobre todo entre expertos en la materia, lo cual agradecemos.

Nuestro primer libro sobre la marcha nórdica y la salud
Nuestro primer libro sobre la marcha nórdica y la salud

Y  precisamente, ¿Qué tenemos que decir de la competición? Desde que aparecimos hemos estado por ella. No ha habido ningún repentino cambio de enfoque, FITTREK ya era sinónimo de  deporte, de competición de marcha nórdica desde el primer día.  Fundamentalmente nuestro papel ha sido de sumar, primero a nivel personal acudiendo a aquellas primeras y escasas competiciones, hablando de ello y animando a incorporarse a esta modalidad, después fomentando la participación como con la Copa Urban Walking 2016. Ayudando en el arbitraje, primero informalmente con normas casi improvisadas, hasta ahora de forma mucho más oficial. Dándole su protagonismo en  uno de los Stage especializados que hemos organizado y, desde que se oficializa federativamente, hemos estado colaborando en la elaboración  y seguimiento de un reglamento en la actual estructura de FEDME. Sin olvidar a algunos de los compañeros instructores que han dejado esfuerzo, horas y dinero en la organización de las primeras pruebas que, poco a poco, han ido conformando el panorama actual.

primer Stage , año 2014
primer Stage , año 2014

Pero lo más importante para FITTREK en competición no es lo que hemos hecho algunos desde una mesa o un ordenador. Sino todo lo que nuestros compañeros Master instructores, instructores y practicantes están haciendo en las competiciones. Algunos desde el entrenamiento de sus equipos y otros directamente desde la “arena”, luchando  con un dorsal puesto por alcanzar los primeros puestos en las competiciones, tanto oficiales como no. Pero además logrando el éxito en muchas ocasiones. Un alto porcentaje de los pódiums actuales están relacionados de una forma u otra con FITTREK, bien pertenecen a un equipo entrenado bajo esa modalidad o son instructores y practicantes de la misma. Quizá nuestros/as campeones/as  no enseñan a todas horas la bandera FITTREK, no hablan de ello, pero el resto lo sabe y muchos reconocen que algo les hace diferentes.

 

 

Gracias a tod@s los que habéis hecho que FITTREK cumpla 10 años de esta manera.

Equipos campeones año 2018, entre ellos muchos instructores e instructoras FITTREK
Equipos campeones año 2018, entre ellos muchos instructores e instructoras FITTREK