Artículos técnicos V

Marcha nórdica competitiva VS carreras con bandejas, una reflexión sobre técnica

 

La mayoría de los que leáis este artículo sois conocedores, de mi curiosidad y, sobre todo, de mi falta de remilgos al abordar ciertos temas de la marcha nórdica. Os aseguro que la reciente ola de calor no ha tenido nada que ver con el motivo del artículo, o sí.

 

Os diré que, antes de comenzar a hablar, he leído lo que muchos teóricos del deporte explican sobre el apartado “técnica deportiva”.  Un elemento que, junto con la táctica y la estrategia, proporcionan al deportista bien entrenado, el complemento necesario para alcanzar sus metas. Cito unas breves definiciones.

 

“Conjunto de modelos biomecánicos y anatómico-funcionales que los movimientos deportivos tienen implícitos para ser realizados con la máxima eficiencia. “

Schmidt R (1991).

 

“Procedimiento desarrollado normalmente en la práctica para resolver una tarea motora determinada de la forma más adecuada y económica.

Weineck J (2005).

 

“Es el conjunto de procesos nerviosos y musculares encaminados al movimiento ideal, económico y eficaz de un gesto motor, ejecutado de manera individual, definido por los conocimientos científicos y experiencias prácticas, todo ello enfocado en beneficio de la competencia”

Fernando Contreras Romero, 2006

 

“Manera de ejecutar un ejercicio físico, cuanto más perfecta menos energía necesita para conseguir el objetivo.”

Bompa (el gran Tudor Bompa) en 1983

 

Y como estos, muchos más nos ofrecen sus definiciones, así como sus conclusiones sobre de que forma afecta la técnica al rendimiento deportivo en competición. Considerando que el rendimiento en el deporte se puede definir como: la relación entre los medios que se utilizan para conseguir un objetivo deportivo y el resultado que se obtiene con ellos. Está estrechamente relacionado con la eficiencia y la capacidad de obtener los mejores resultados con el menor uso de recursos posible.

 

 

Soltada la primera parrafada, sigamos hablando de técnica deportiva.

 

Todos sabéis que existen deportes donde la ejecución técnica es algo fundamental. Tiene tal importancia que en las competiciones es valorada en puntos, ya sea por si sola o en conjunción con el tiempo conseguido, para obtener un resultado final.

 

En la mayoría de los casos se precisa de un entrenamiento físico considerable para poder cumplir con ella. Para conseguir tales niveles de perfección. Ejemplos como el campeonato de katas en karate, que recientemente nos ha dado alegrías en los JJOO o  la gimnasia, patinaje artístico, natación sincronizada, etc. donde se valora en el ejercicio la dificultad y el nivel de ejecución del mismo. Por ejemplo.

 

Es decir el entrenamiento físico va en lógica conjunción con la técnica. Y aunque necesitas una fuerza física importante para llegar a la altura suficiente para dar un triple mortal con tirabuzón en suelo, sin dominar la técnica sería imposible.

 

Por regla general la técnica deportiva es un factor que suma en todos los ámbitos de ese deporte concreto. Por ejemplo: un saltador de altura necesita dominar bien la técnica fosbury, para conseguir llegar a una determinada altura. Ya que solo pretendiendo saltar con su fuerza de las piernas no lo conseguiría. Un levantador de peso, necesita controlar su técnica, posición, ángulos, timing, para levantar 200 kilos en arrancada, ya que haría falta una fuerza descomunal para conseguirlo a la brava tirando de la barra. La fuerza, la resistencia y el resto de cualidades físicas, serviría de bien poco si no se dispone de técnica.

 

En definitiva, la consecución técnica adecuada, fruto del entrenamiento y basada en lo que alguno dijo, los conocimientos científicos y las experiencias prácticas, sumado a la preparación física/mental del deportista, es lo que hará que ese deportista concreto alcance un mayor rendimiento. Disculpad que lo recuerde otra vez, que este rendimiento conlleva la eficiencia del gesto y se traduce en un menor esfuerzo, a cambio de más velocidad, más peso levantado, más longitud saltada, etc, etc, respetando las normas de ese deporte, claro. Hasta aquí creo que todo es correcto y no nos estamos saltando ninguna ley, ni tan siquiera de la lógica.

 

 

No es extraño que, en algunos casos, deportistas con un componente físico inferior a sus adversarios, sean capaces de derrotarles por su mejor consecución técnica. Léase boxeadores, o tenistas, por ejemplo.

la técnica cuenta y marca la diferencia
la técnica cuenta y marca la diferencia

Ahora bien, vamos al meollo de la cuestión. Que es cuando nos planteamos la técnica en la competición deportiva de marcha nórdica. En su origen, si alguno lo recuerda, nos la planteamos o se la planteo casi todo el mundo, como el hecho de trasladar las condiciones que se daban en otros ámbitos de la MN a la competición de velocidad entre varias personas. En pocas palabras, en MN competitiva, por regla general, gana el más rápido. Bien hasta aquí también.

 

Tuvimos, por eso,  y digo tuvimos porque me toco mi parte cuando llegó el turno a la FEDME, que establecer unas normas para que la gente no usara solo las piernas y llevara los bastones colgando. Situaciones como esa, que se habían evidenciado en la fase pre-reglamento.  Conseguir la implicación del tren superior en este deporte era preceptiva. Para ello nos preguntamos ¿Cuál es el gesto mínimo autorizable?. Para que lo realizaran nuestros competidores y que, manteniendo la “esencia”, fuera aparentemente similar al que desarrollábamos cuando no estábamos compitiendo. Es decir, definimos los principios básicos y condiciones mínimas que la técnica de competición debía cumplir. Bien hasta aquí también.

 

 

A partir de ahí, y disculpad la simplificación:  todo aquel hijo de vecino que cumpla con el reglamento de marcha nórdica, deberá ir cagando leches si quiere ganar. No vamos ni a dar puntos ni medallas al que mejor técnica posturalmente hablando haga (salvo excepciones que ya conocemos) , o al que más empuje sobre el bastón (imposible de medir) o al que más centre la clavada.

La técnica que se aprende en un curso de dos horas es más que suficiente para realizar una competición, lo dificil es solo mantenerla segun ganamos velocidad.
La técnica que se aprende en un curso de dos horas es más que suficiente para realizar una competición, lo dificil es solo mantenerla segun ganamos velocidad.

Como ya adelantábamos la pregunta. Se pudiera considerar, por tanto, que la técnica a realizar en MN ¿es un elemento de ayuda a la consecución del objetivo de esta competición de MN?, es decir, aquel que sea más técnico, o que su ejecución técnica se parezca más al modelo perfecto (citado en las escrituras de los orígenes, permitidme el sarcasmo bíblico), podrá ir más rápido que los que no lo son. ¿es verdaderamente así o ya estamos teniendo dudas?.

 

Menciono por aquí en medio y a modo de curiosidad que, Todos conocemos y somos responsables de difundir afirmaciones como esta:

 

Cuando se establece la técnica básica de marcha nórdica, se mejora el gesto, se activa más musculatura, aspectos que benefician o mejor dicho, optimizan el acto de solo caminar. Es decir, la técnica básica  de cualquier método de MN, mejora el acto de caminar para hacerlo más beneficioso a nivel saludable, por ejemplo.

 

Por tanto, resulta cierto que a nivel rehabilitador, usamos la MN con una técnica adecuada al usuario, para mejorar su postura, su equilibrio, optimizar de nuevo y su forma de caminar.

 

Del mismo modo, resulta cierto que cuando utilizo la técnica básica en montaña, debo adaptarla a las circunstancias y controlar donde clavo, como estiro los brazos, como impulso, etc. haciendo que me resulte más fácil subir y más seguro bajar. Con lo cual la técnica básica de MN adaptada a la montaña optimiza, mejora el rendimiento que busco.

 

Optimizar cualquiera de estos actos, mediante la técnica adecuada del uso de los bastones. Esa es la razón de ser del elemento técnico de MN. Y la cumple con creces.

 

 

Hasta ahora parece que no he descubierto nada ¿verdad? Y solo dejo constancia de hechos sin demasiada relevancia. Pero permitidme un pequeño giro, que alguien encontrará una burda comparación, lo sé. Cuando alguien chapotea en una piscina, disfruta yendo de un lado para otro. Su técnica de nadar, es muy básica, pero suficiente para lo que busca. Si busca mejorar su espalda o su capacidad física necesita mejorar su técnica de nadar, pasando técnicamente a otro escalón superior.  Y ya, si quiere competir, necesita pulir al máximo su técnica con la implicación de todo su cuerpo desde el ultimo dedo del pie al primero de la mano,  para conseguir bajar tiempos. Si usa la técnica que hacía el del chapoteo, por fuerte que esté, nadará pero no conseguirá llegar antes que los otros

Alguien podría negar que esta no es una de las mejores técnicas de marcha nórdica que ha visto? y ¿porqué nadie la hace en competición?
Alguien podría negar que esta no es una de las mejores técnicas de marcha nórdica que ha visto? y ¿porqué nadie la hace en competición?

Planteo ahora, llegado el ecuador del artículo,  la primera cuestión polémica, ¿El equivalente a la técnica básica del chapoteo en MN será suficiente para conseguir los mejores resultados en competición? ¿o habrá que adaptarla?. Incluso, con la mejor técnica dirigida al fitness en MN ¿sería la que consiguiera hacernos bajar el tiempo en una competición?. Porque el reglamento FEDME y muchos otros similares, establecen como directriz el cumplimiento de los elementos que compondrían lo que sería una técnica básica de MN. La dificultad técnica actual de la competición estriba solo en mantener esa técnica tan básica a altas velocidades. Ni más ni menos. O al menos aparentarlo.

 

Lo que diría mi amigo Xabier Madina con toda la razón “la velocidad va en contra de la técnica”, al menos de aquella técnica que utilizaríamos para otros menesteres no competitivos.

 

Por otro lado, está bien no ser demasiado restrictivo y permitir que el reglamento nos dé cierto margen de maniobra a nivel técnico. Cabrían en sus huecos reglamentarios, fruto de la experiencia personal y resto de circunstancias, técnicas diferentes dirigidas al máximo rendimiento (repito: menor esfuerzo/mayor velocidad) y que impliquen diferente timing, coordinación, implicación articular, etc.

 

También podemos realizar un paso super largo claro, y  acompañado de una gran amplitud de brazos, que sería brillante, espectacular desde el punto de vista técnico. Como la que hacía Pino Dellasega en sus mejores tiempos. ¿Por qué no lo hacemos así, señores competidores? ¿la mejor técnica no debiera conllevar el mejor rendimiento? Esta pregunta me la hizo hace un par de años el instructor INWA  Chemary Carrera, durante las II jornadas de marcha nórdica en Barbastro. Mi respuesta en ese momento fue, haz una técnica amplia y verás como te quedas atrás. Aunque la  verdadera respuesta todavía está en el aire.

 

Estas afirmaciones ya empiezan a erizar algún pelo, lo se. Pero vamos a dar una vuelta más a la tuerca. Y viene a ser, cuando deportistas de alto nivel, digamos entre los españoles, franceses e italianos, por no ir más lejos. Vienen a valorar determinadas técnicas de campeones de otros países como malas, defectuosas, aberraciones sin efectividad, etc.. Lo más sorprendente es cuando vienen a manifestar que, ellos mismos son conscientes que si no hacen la técnica perfecta y se dedican a tiran solo de piernas son capaces de desarrollar mayor velocidad.

 

 

Lo de tirar de piernas se inició, creo yo desde que la MN es lo que es. Pero en España, que yo recuerde y al menos con afectación normativa, se inicia en serio con Bernabé Rodríguez. Un atleta ibicenco, especialista en ultrafondo, participante entre otras en los seis días de Antibes. Un hombre que tenía una técnica particular que le hacía volar, prácticamente. En este caso su peculiar técnica (algunos dirían estilo), flexionando piernas, entrando plano de pies, etc.  tenía una clara utilidad y sumaba a la fortaleza física del susodicho, para hacerle ganar puestos. No se tardó demasiado en que su forma de hacer fuera considerada “endemoniada” y modificado el reglamento para que fuera prohibida por no seguir con el cánon de MN.  A partir de ahí, se considera que cualquiera que haga una técnica no acorde con la belleza estética de la MN, “tira de piernas”.

Una técnica diferente, cumple el reglamento y tiene sentido para esta deportista, con ella su rendimiento es mayor que con otra. Apolline Mazureck, campeona de Francia 2019
Una técnica diferente, cumple el reglamento y tiene sentido para esta deportista, con ella su rendimiento es mayor que con otra. Apolline Mazureck, campeona de Francia 2019

Pero…después de tantos años me pregunto ¿para qué nos sirve la técnica de marcha nórdica clásica que nos empeñamos  en mantener a toda costa? En todo caso, ¿es solo para mantener una necesaria seña de identidad?. Para vernos en la foto, a toda leche y presumiendo de “esencia de la marcha nórdica”, y colgarla en las redes y  ya está. ¿quizá para presumir de lo bello que es este deporte?.

 

Cito a Javier Olivera Bertrán Catedratico de INEFC “La esencia de la belleza del deporte comprende el orden, la proporción, la simetría, la armonía ... que son fundamentalmente interacciones que no pueden ser identificadas únicamente por los sentidos”. Pero si ves a otros, haciendo serruchos o desfases, asimétricos, inarmónicos, aunque se respete con ello su reglamento, ya entonces son unos torpes, tramposos o irreverentes, en algo que no será  considerado una competición de MN seria.

 

Supongo que cuando aquellos partidarios del “paso de patinador” fueron sustituyendo a los del esquí de fondo clásico, por su eficiencia y rendimiento. Ofreciendo una mejora técnica, con más velocidad y menor esfuerzo. Alguien fue diciendo cosas similares a las que estamos diciendo ahora. Eso que hacen no es esquí nórdico!!! Blasfemoooss!!!. Debiéramos mirarnos en el espejo de otros deportes, tal vez.

 

Disculpadme la comparativa. Pero cuando un deportista de competición en MN, dice que, haciendo bien la técnica usando los bastones, se esfuerza más (evidentemente, todos lo sabemos, ya que implica más musculatura, más gasto) pero va más despacio, que si no los utilizara o si cambiara a una técnica menos clásica. Me viene a la cabeza las carreras de los camareros que llevan bandejas. Si, esas que se hacen en muchos pueblos y que sin ellas seguro que corren más rápido. O aquel chiste malísimo del explorador que va por la selva con un yunque en los brazos, y uno le pregunta ¿Por qué llevas un yunque? contestando: Porque si me sale un león, suelto el yunque y corro más.

 

 

Pues eso, tendremos que empezar a considerar que tenemos un deporte bonito, que nos entusiasma, pero extraño. Un deporte donde los que mejor técnica hacen, se pueden ver perjudicados por ello y ellos mismos lo asumen como tal. Van cargando con un yunque que no se les valora, en todo caso solo para sancionarles si dejan de hacerlo bien. Un deporte donde la técnica mínima para una competición de alto nivel, la aprendes en media tarde y solo debes procurar no perderla según vas acelerando.  Donde solo mejorando la técnica no sirve para conseguir el mayor rendimiento en competición. Solo permanecer en competición sin ser sancionado.

Donde quedó el paso clásico, pues para otras cosas, pero no tanto en la competición de esqui nórdico
Donde quedó el paso clásico, pues para otras cosas, pero no tanto en la competición de esqui nórdico

La técnica de la MN, que en otros ámbitos de este deporte, como es el paseo, la montaña, incluso el fitness, se demuestra como positiva, aumentando la implicación muscular, el consumo calórico, la mejora postural, el drenaje linfático, reduciendo cargas teóricamente, etc. etc. Parece ser que se convierte en un verdadero lastre, cuando pretendemos utilizarla para el objetivo último de nuestras competiciones, que es ir más rápido que los demás. 

 

Sin embargo, como la viga en ojo ajeno, no dudamos en criticar a todo aquel que juega con los márgenes que el reglamento ofrece, para realizar otros movimientos diferentes. Decimos sin complejos, de gente que mejora nuestros tiempos, que con determinada técnica no se impulsa, es lesiva, biomecánicamente inútil. Que tal desfase entre apoyo de pie y bastón influye negativamente en el impulso, y otras simplezas varias, cuando nunca nos hemos puesto a experimentar seriamente si es así y además somos incapaces de medir lo que impulsa cualquiera de nuestros competidores (los que aparentemente lo hacen bien) ni nosotros mismos.

 

Valoramos a nivel reglamentario, incluso por el aspecto estético de una técnica que puede gustarnos más o menos. He llegado a escuchar que “si una técnica no te acaba de gustar, fíjate bien porque seguro que algo hace mal”. No se premiará nunca a quien presiona sobre su bastón más de 25 kg por centímetro cuadrado, ni se sanciona al que presiona menos de 10. Con que “pase codo” y “pase mano” es bastante. Realmente, no sabemos cual es su impulso, aunque presumimos del poder mental para “intuirlo”.

 

Habíamos presumido hasta de que: el que más impulsa (elemento fundamental de la MN) más rápido va o ¿esta también es una afirmación falsa propia del lado oscuro?.

 

Somos tan injustos que tampoco premiamos al que mantiene más centésimas de segundo el bastón en contacto con el suelo, ni sancionamos al que simplemente pica en el suelo y eleva, por falta de impulso. Y si pudiéramos medir y premiar el esfuerzo que supone empujar con ganas a través del bastón, seguro que alguna medalla me llevaba, aunque quedara el penúltimo.

 

Lo mismo, después de un par de decenas de años, desde que empezamos a hablar de competición en marcha nórdica. Habría que plantearse algo más. Pero todavía hablamos de que este deporte es muy jóven. Como si no mereciera todavía evolucionar.

 

Al fin y al cabo no hemos evolucionado casi nada en materiales, ni en técnicas específicas. Y simplemente dejamos a nuestros competidores que experimenten dentro de los márgenes existentes.

 

Que no digo cual sería una mejor técnica…evidentemente, aunque lo pueda pensar, ya que no podría demostrarlo, ni otros lo contrario por supuesto. Pero hay mucho biomecánico aficionado que, en vez de velar por justificar y mantener los esquemas antiguos, podría usar sus conocimientos para buscar nuevas opciones.  

 

Una técnica ideal no necesariamente es universal, por supuesto. Pero dejemos que cada uno,  busque ese elemento de mejora, ese incremento de rendimiento. Que de hacerla a no hacerla mejorara ostensiblemente los tiempos. Que dentro de lo reglamentado, marcara la diferencia y no solo será un factor estético que solo afectará la posibilidad de ser sancionado.

 

 

Como conclusión y disculpad lo extenso. Nuestra forma de ver la técnica en la marcha nórdica competitiva actual, apoyada por nuestros reglamentos, nos dice que debemos ir lo más rápido posible pero llevando una bandeja en la mano, que cada vez cargamos más de vasos y botellas, procurando que no se caiga ni una. Si se caen iremos más rápido, pero nos descalificarán. Un deporte curioso que hemos elegido para amar, no hay duda.

Nathalie Jaunet, campeona de Francia 2018
Nathalie Jaunet, campeona de Francia 2018